Aprende Algo Nuevo Cada Día

Cada cuánto tiempo estás experimentando la sensación de haber aprendido algo nuevo? La mayor parte del tiempo nos somos conscientes de ello, pero sin siquiera darnos cuenta cada día nos deja más de una lección aprendida. Al hacernos conscientes de ella normalmente nos inunda una sensación de placer y, muchas veces, de una gran satisfacción.

Además, no son sólo las sensaciones lo que nos queda, sino que, al cabo de un tiempo, hemos aumentado nuestra base de conocimiento, el que podemos aplicar en nuestra vida para hacerla a cada paso mejor. También podemos aplicar este nuevo conocimiento adquirido en nuestro trabajo, si es que aspiramos a crecer en él, o en nuestras relaciones, en fin, cada vez que aprendes algo nuevo incorporándolo a tu “base de conocimientos” personales tienes la oportunidad de mejorar algún aspecto de tu vida o al de otros.

Otra ventaja que trae consigo aprender algo nuevo cada día es que puede ¡¡¡sacarte de la rutina!!! Por muy pequeño que sea (o que tú pienses que sea) será algo nuevo que tendrás para iniciar una conversación, para debatir, para compartir una idea, para “sostener” un buen café al final del día, para hacer algo distinto cada día!!!

Esto me recuerda una cortísima charla TED (ya lo mencioné en otra entrada, soy un fanático de estas charlas) de poco más de 3 minutos, que se titula “Prueba algo nuevo durante 30 días”, se las dejo por acá por si quieren darle una mirada.

Aprende algo nuevo cada día, piensa lo que serás capaz de aprender en 30 días, en un año y luego, en una década! No te darás cuenta como con estos aparentemente pequeños pasos, al cabo de uno o dos años habrás ampliado enormemente tu base de conocimiento con un esfuerzo diario casi imperceptible como tal.

Algunas formas de hacerlo que te propongo son sencillas, has una búsqueda en Google acerca de cualquier tópico que no sea de tu especialidad, lo que sea, filosofía, teología, historia, música, pintura, viajes, lo que sea, y lee por 5 minutos la información que encuentres (bueno, si quieres invertir más tiempo bien por ti). Apoya a un colega en una tarea que no sea normalmente de tu alcance, seguro te encontrarás con algo que no sabes y que deberás aprender.

365_dias

O busca libros como “365 días para ser más culto”, sólo te toma leer dos páginas al día, cada día de la semana sobre un tema distinto, donde es casi seguro encontrarás muchos temas en los que poco o nada sabías.

Aquí encontrarás pequeñas reseñas de historia, literatura, artes plásticas, ciencia, música, filosofía y religión (no te diré donde comprarlo, puedes preguntar en tu librería favorita)

En fin, hay muchas maneras de hacerlo, si quieres sugerir otras más puedes publicar en nuestra página de Facebook, también puedes dejar un comentario en esta misma entrada del blog.

Necesitas una Fuente de Inspiración

Todos necesitamos una fuente de inspiración, de hecho, debo decir “al menos una” y, dependiendo de qué estemos haciendo en determinado momento de nuestras vidas, puede que necesitemos varias.

He tenido muchas fuentes de inspiración para distintas ideas que he puesto en marcha durante mi vida, particularmente quisiera presentarles dónde encontré la fuente que me inspiró, hace ya más de un año, para escribir este blog:

He visto muchas charlas en TED, soy declaradamente un fanático y, cada vez que puedo veo una, otras veces no “puedo” pero quiero, así es que me invento la chance, la posibilidad de hacerlo. Puede ser una charla nueva, es el ideal cuando deseo aprender algo nuevo, pero hay otras que las veo repetidamente y con frecuencia porque, de una u otra forma, resultan ser mis fuentes de inspiración dependiendo del momento en el que me encuentre.

En otras columnas les iré relatando acerca de mi propia selección de charlas, pero quedémonos con la de Neil Pasricha para esta publicación.

Cómo fue que esta charla particular resultó ser una fuente de inspiración? Si ya viste la charla te darás cuenta que Neil es amante de las cosas sencillas, sólo por escribir de aquellas cosas sencillas terminó convertido en un blogger influyente, recibiendo el premio Webby al Mejor Blog del año 2009, habiendo recibido más de 10 millones de visitas. No es una fuente de inspiración fabulosa entonces?

Otros proyectos, ideas, “emprendimientos” (palabra algo ‘manoseada’ a esta altura) han nacido sólo por haber encontrado la inspiración correcta, esta inspiración puede estar en cualquier lugar, en cualquier sitio web, en una película, música, en el lugar y momento más inesperado.

Por último, aprovecharé para dejarte, a ti lector que te has tomado la molestia de llegar hasta el final de esta columna, algunas fuentes de inspiración “web” que espero te ayuden a encontrar esas nuevas ideas que andas buscando:

TED – QUIRKY – Kickstarter – YouTube – ROBIN SHARMA

Grandes Sueños Tienen Gran Poder

La primera vez que leí acerca del poder de los sueños fue en los relatos de Napoleon Hill, debo decir que muy escéptico, sin embargo, luego de reflexionar acerca de sus escritos creo cada día más que los Grandes Sueños tienen un inmenso poder sobre el mundo. Como lo dije en post anterior, todo comienza con una idea, esta idea, transformada en un sueño, puede cambiar al mundo.

Encontramos grandes soñadores a través de la historia del ser humano,  como por ejemplo los hermanos Wright, quienes se esforzaron por años hasta conseguir su máquina que surcara el aire.

Hermanos Wright

También encontramos a Guillermo Marconi (en italiano Gugliermo Marconi), quién descubrió el principio mediante el cual podía enviar mensajes a través del aire sin la ayuda de cables ni ningún otro medio físico de comunicación, fue el inventor de la radiotelegrafía e incluso ganó el premio Nobel de física en 1909.

Más contemporáneo encontramos a Nelson Mandela, quien estuvo prisionero por 27 años, desde 1963 hasta 1990, para luego convertirse en Presidente de Sudáfrica, promoviendo desde su posición una política de reconciliación. La película Invictus, del año 2009, muestra al Presidente Mandela con bastante fidelidad, apoyando al equipo nacional de Rugby para la copa mundial de 1995 que se llevaba a cabo en el mismo Sudáfrica. Esto me recuerda un pasaje de la película, muy inspirador, que les dejo a continuación:

O los que han llevado adelante sus sueños en la era de la tecnología, como Larry Page y Sergei Brin que, análogamente a lo que hicieron los reyes de Egipto Ptolomeo I y su hijo Ptolomeo II con la biblioteca de Alejandría, buscaron el modo de clasificar el conocimiento del mundo, desarrollando su famoso buscador.

Todos ellos, Grandes Soñadores, de una u otra forma cambiaron el mundo, un Gran Sueño también puede cambiar Tu Mundo!!!

Todo Comienza con una Idea

Tal como lo dice el título de esta publicación, “Todo Comienza con una Idea”, la casa donde vives, el auto que conduces, la computadora o smartphone que estás usando para leer este artículo, todo, absolutamente todo comienza con una idea.

Mucho se ha escrito al respecto, de todo lo que he encontrado publicado hay una persona que recuerdo que llevó sus ideas a la realidad, basado en su “tozudez”, podríamos decir, un viejo porfiado, pero también perseverante y que, bien o mal (cada uno puede juzgar si lo quiere) encontró el modo de motivar a su equipo de ingenieros a dar lo mejor de sí mismos para conseguir los resultados (o productos) que él esperaba.

Esta historia, que me gusta recordar, es la del “imposible motor V8” de Henry Ford. Para hacer referencia a ella usaré algunos párrafos del libro “Piense y Hágase Rico” de Napoleon Hill:

Henry-Ford-with-V8-Engine                   NapoleonHill

Henry Ford y su motor V8                                                   Napoleon Hill

“Cuando Henry Ford decidió fabricar su famoso motor V8, quiso construir un motor con los 8 cilindros alojados en un solo bloque, y dio instrucciones a sus ingenieros para que produjeran un prototipo del motor. El proyecto estaba ya realizado sobre el papel,  pero los ingenieros acordaron que era de todo punto de vista imposible embutir 8 cilindros en un motor de un solo bloque.

–Constrúyanlo de todas maneras-dijo Ford.

-Pero ¡es imposible!-replicaron ellos.

-Adelante-ordenó Ford-, y no dejen de trabajar hasta haberlo conseguido, no importa cuanto tiempo haga falta.

Los ingenieros pusieron manos a la obra. No tenían otra opción si querían seguir siendo parte del equipo de Ford. Seis meses transcurrieron sin que obtuvieran resultados. Pasaron otros seis meses, y todavía no habían conseguido nada.

Todo lo que fuese posible hacer para cumplir con la consigna fue ejecutado a conciencia por el equipo de ingenieros. Realmente intentaron todo lo que se les ocurrió para hacer realidad el sueño de Ford. Los ingenieros probaron todos los planes concebibles para llevar a cabo el proyecto, pero aquello parecía incuestionable: ¡era imposible!

Al cabo de un año, Ford se reunió con los ingenieros que volvieron a informarle que no habían hallado manera de cumplir sus órdenes.

-Sigan con el trabajo- dijo Ford- quiero ese motor, y lo tendré.

Continuaron haciendo pruebas y, entonces, un día el secreto se reveló. Lo habían conseguido. La constancia de Ford había ganado otra vez.

Así nació el primer motor V8, a partir de sólo una idea!