Primera Lectura

Esta aventura comenzó el año 2010, en aquel entonces estaba empecinado en comenzar un negocio propio y, al igual que todo “buen emprendedor” le contaba de mi “maravillosa idea” a todo aquel que se cruzara en mi camino. Esto es algo poco frecuente cuando se inicia un negocio, pensando en que alguien más querrá implementar “tu idea”. Con el tiempo entendí que una de las mejoras cosas que hice por aquel entonces fue precisamente contar de que se trataba todo aquello que se había gestado en mi cabeza.

El hecho de contar fue muy interesante, claro que mirado hoy en retrospectiva y, naturalmente, en esos instantes no logré visualizar las profundas implicancias que dicha acción tendría hacia el futuro, 6 años después aún sigo aprendiendo de esa valiosa lección.

Así fue que, entre los amigos, colegas y compañeros a los que les conté de mis ideas, planes, metas y todo aquello que puedas imaginar, uno de ellos me recomendó leer Padre Rico Padre Pobre, libro muy conocido acerca de finanzas personales de un autor también muy conocido en el tema, Robert Kiyosaki. Este mismo colega que me aconsejó leer este libro fue quien me facilitó su propio ejemplar para mi lectura…que decir, me leí el libro al cabo de un par de horas y sentí que nada sabía acerca del dinero, que nada sabía acerca de negocios, flujos de efectivo y cualquier otro consejo que fuera entregado en dicho libro.

No entraré a cuestionar la veracidad de la historia, ello es irrelevante, al menos en este momento, sino que más bien me quedaré con el mensaje de fondo que de allí obtuve: “Tú puedes hacerlo”, tú puedes hacer cualquier cosa que te propongas, sólo que para ello debes darte a la tarea de “aprender”. A mí modo de entender este es el mensaje más importante del libro, desde allí jamás dejé de buscar la posibilidad de aprender algo nuevo cada día, de tan variadas fuentes como personas existen en el mundo.

Este mensaje, este sólo mensaje fue el inicio de un camino que he recorrido durante 6 años, en el que me he fijado básicamente una sola meta, aprender algo nuevo cada día. Hasta el inicio de este blog significó aprender algo nuevo, la herramienta en la que escribo estas líneas…Wordpress.

Casi al final del libro el autor también deja el título de otro libro, el que recomienda leer: “Piense y Hágase Rico”, del autor Napoleon Hill. Demás está decir que lo he leído un par de veces, junto con otros títulos del mismo Napoleon Hill. Con este libro vino el segundo impulso…

El Inicio

Resulta algo extraño comenzar este blog, quizás su inicio sea un pequeño diario de experiencias, un registro de lo cotidiano, pero que lleva como propósito transmitir un conocimiento invaluable que he acumulado en los últimos 5 o 6 años: mejorar la propia calidad de vida y el bienestar personal.

Así descrito puede sonar autoreferente y hasta quizás egoísta, pero si no comenzamos por estar nosotros mismos bien, cómo podemos ayudar quienes amamos, a nuestra familia, a nuestros amigos? No exento de altibajos y errores se vive, se crece, y no exento de estos mismos ha sido llevado adelante mi propio crecimiento.

En las próximas entradas encontrarán reseñas de los libros que he leído, autores desde Robert Kiyosaki hasta Robin Sharma, reseñas y opiniones de las charlas TED que he escuchado, como por ejemplo las de Matthieu Ricard o Benjamin Zander, y referencias al material al que he tenido acceso para aprender cada día algo nuevo.

El nombre de este blog está basado en un clásico de la literatura, que lleva el mismo nombre y cuyo autor es el escritor inglés Aldous Huxley. Recuerdo mi paso por la Enseñanza Media (o Secundaria como se le llama también en otros lugares del mundo), donde me impresionó muchísimo la imaginación del autor. Sin embargo, también me asustó la posibilidad de control total en vías de conseguir la felicidad…pero al final la vida, el amor, el instinto, en definitiva el ser humano, se abre paso…

Este blog es la forma que visualizo me permitirá realizar mi pequeña contribución a un mundo mejor y, por qué no, a Un Mundo Feliz. Este blog lo veo como mi aporte a que el ser humano se abra paso…

Un abrazo y hasta mi próxima publicación,

Marcelo Aguilar P.

Un Mundo Feliz (Blog)